Ortodoncia en Pozoblanco

No renuncies a una sonrisa bonita. Cualquier persona tiene una solución individualizada a su problema de maloclusión dental.

La ortodoncia es nuestra especialidad, nuestra pasión y vocación. Nos esforzamos por conseguir una sonrisa bella y saludable sin olvidar el fundamento biológico y los objetivos funcionales. Nuestro equipo es muy sensible a los deseos estéticos del paciente, sabiéndolos integrar en los objetivos finales del tratamiento que persigue, ante todo, con armonía.

Tipos de tratamientos de ortodoncia

Los tratamientos clásicos de ortodoncia suelen comenzar en dentición definitiva hacia los 11 o 12 años. Nos centramos fundamentalmente en la corrección de problemas dentales y es la edad idónea para obtener una buena respuesta, ya que aprovechamos el brote máximo de crecimiento prepuberal. Esta edad ideal no significa que no se pueda realizar más adelante, incluso en edad adulta. Para cada edad, la ortodoncia ofrece la solución más eficaz.

Ortodoncia invisible

En nuestra clínica te ofrecemos la posibilidad de conseguir la sonrisa que siempre deseaste sin la necesidad de llevar brackets. El sistema Invisalign trabaja mediante alineadores prácticamente invisibles y cómodos, sin interferir en la vida cotidiana del paciente. Es un sistema muy demandado entre pacientes adultos, aunque también está disponible en adolescentes.

Brackets

La ortodoncia con brackets ha evolucionado notablemente en los últimos años. Ahora ofrecemos sistemas autoligables que reducen fricción mejorando las condiciones biomecánicas. Estas técnicas también nos permiten utilizar brackets estéticos, dando como resultado un aparato menos visible y transparente, que cumplen las expectativas de belleza y funcionales.

Ortodoncia infantil

Se considera adecuada una primera revisión de ortodoncia en los niños al menos a los 6 años, coincidiendo con la erupción de las primeras piezas definitivas. En algunas ocasiones es aconsejable realizar tratamientos a edades tempranas (ortopédicos) para corregir posiciones óseas, aprovechando el crecimiento, o interceptar hábitos con el fin de que la alteración no se agrave.

ortodoncia-en-pozoblanco

¿Comenzamos el cambio?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento de ortodoncia?

Consulta las preguntas más frecuentes que nos hacen nuestros pacientes.

No siempre es así, ya que depende del problema que se va a tratar. Existen situaciones en las que es aconsejable un tratamiento ortodóncico en edad temprana, especialmente para corregir posiciones: interceptar y vigilar hábitos nocivos para que no se agraven.

Si bien, el tratamiento clásico de ortodoncia suele comenzar en dentición definitiva aproximadamente hacia los 11 o 12 años.

La Doctora María Isabel Rodríguez aconseja una 1ª revisión de ortodoncia al menos a los 6 años, coincidiendo con la irrupción de las primeras piezas definitivas. En esta edad es muy frecuente encontrar desviaciones de la mandíbula causadas por un paladar estrecho que, a veces, si no se corrige, puede derivar en asimetrías faciales.

El proceso biológico por el que obtenemos movimiento dentario ocurre también en la etapa adulta. Por lo tanto, podemos decir que la ortodoncia no tiene edad.

Una maloclusión dental, en muchas ocasiones, puede dificultar la higiene oral y favorecer la aparición de la enfermedad periodontal o piorrea, o empezar el pronóstico de la misma.

La salud de los dientes y las encías no basta para tener una sonrisa bonita y agradable y aumentar así nuestra confianza y seguridad. Con el paso de los años, las malposiciones empeoran, los labios pierden soporte y los surcos alrededor de la boca se hacen más pronunciados. Teniendo en cuenta estos factores, nuestro tratamiento de ortodoncia puede rejuvenecer tu aspecto.

Por último, el tratamiento de ortodoncia resulta muy valioso como parte de un tratamiento integral en un caso multidisciplinar, buscando siempre la excelencia en los resultados.

La ortodoncia bien planificada y correctamente realizada mejora la salud de tu boca y alarga la vida de dientes y encías. No menos importantes son los cambios estéticos ya que nos puede proporcionar una sonrisa más amplia y bonita, mejorando el conjunto de la cara e incluso rejuvenecer los rasgos faciales.

Sí. Podemos clasificar la ortodoncia estética en tres grupos:

  • Ortodoncia transparente: Invisalign.
  • Ortodoncia lingual: Brackets en la cara interna del diente: Sistema Incógnito y Sistema Harmony.
  • Brackets estéticos: Brackets de color blanco/transparente que se confunden con el diente: Damon Clear y Zafiro.

La duración de un tratamiento depende de la severidad del problema que se esté tratando, del tipo de aparatología y de la colaboración del paciente. No obstante, en la mayoría de los casos y con técnicas de baja fricción, la duración suele oscilar entre 18 y 24 meses.

El dolor en ortodoncia se asocia al tipo de aparato y la cantidad de fuerza aplicada a los dientes. Los nuevos brackets de última generación y las nuevas técnicas que aplicamos en Clínica María Isabel Rodríguez, como Invisalign, consiguen reducir considerablemente e incluso eliminar la percepción dolorosa porque son fuerzas pequeñas, constantes y progresivas. Todo dependerá también de la técnica que se esté utilizando.

Cada paciente es diferente. Y cada tratamiento para cada paciente tiene un precio individualizado y distinto, dependiendo de la complejidad y de la aparatología que se utilice.

En la primera visita de exploración e información se le explica al paciente el posible tratamiento y se informa también un presupuesto aproximado para ese caso concreto. Una vez realizado el estudio, se proporciona un presupuesto cerrado, donde se especifica detalladamente las aparatologías incluidas en él.

No habrá sorpresas: sólo queremos que nuestros pacientes queden bien tratados y extremadamente satisfechos.

Existen varias formas de pago: la más habitual y tradicional en Clínica María Isabel Rodríguez es abonar una entrada inicial con la colocación del aparato y posteriores mensualidades o bimensualidades, haciéndolas coincidir con las visitas a revisión. De esta forma facilitamos al paciente el abono del tratamiento de manera más cómoda y llevadera. También contamos con la opción de poder financiar a través de entidad bancaria.

Siempre habrá una predisposición y cercanía para acordar la forma de pago, respetando los plazos preestablecidos.

Una vez comenzado el tratamiento, podrás acudir a revisiones cada 8 o 10 semanas. E incluso podemos alargar la cita para aquellos pacientes que trabajan o estudian lejos de la clínica. No obstante, siempre hay que tener en cuenta las circunstancias particulares y las complejidades de cada caso.

¡Sin duda alguna! Los aparatos de ortodoncia no te impedirán realizar tus actividades habituales, tanto profesionales como personales. Tampoco se nota al hablar. Eso sí, con los brackets se habrá de seguir algunas recomendaciones a la hora de comer y cepillarse los dientes.

Para nosotros es muy importante mantener los resultados obtenidos con el tratamiento a lo largo del tiempo. La estabilidad de los resultados en la ortodoncia es tan importante como el tratamiento.

Queremos conseguir una sonrisa bella y saludable, una oclusión estable y duradera a lo largo del tiempo y que resulte una inversión para toda la vida. Para ello, una vez terminado el tratamiento se colocarán retenedores linguales fijos y retenedores removibles. 

En general, se reconoce la existencia de una serie de factores individuales de carácter biológico y funcional, a veces difíciles de anticipar, como causantes de una indeseable recidiva. Para reducir ese riesgo siempre se prescribe un periodo de retención, cuyas características y duración dependen de la maloclusión corregida.

La experiencia demuestra que parte del éxito duradero del tratamiento está en función de cómo se planifica la retención y, por encima de todo, la colaboración y actitud del paciente frente a ella.